Republic Of Opportunities

Ecuador país productivo y de oportunidades_

LA PROSPERIDAD DE UN PAÍS ES EL RESULTADO DEL APORTE DE SUS DIFERENTES ACTORES. CONSCIENTE DE AQUELLO, ECUADOR HA DESARROLLADO IMPORTANTES  ESTRATEGIAS Y NORMATIVAS QUE GENERAN VÍNCULOS ENTRE EL SECTOR PÚBLICO Y PRIVADO, ADEMÁS DE BRINDAR MAYORES INCENTIVOS Y SEGURIDADES PARA EL INVERSIONISTA NACIONAL Y EXTRANJERO.

 

La transformación que se evidencia en el Ecuador no estaría completa sin el impulso y desarrollo estratégico de su aparato productivo, a través de las políticas, acciones, planes y esfuerzos que se llevan a cabo desde la Administración Pública. La visión del país contempla, en este sentido, una renovación profunda con bases en la justicia y equidad social, respetuosa de los derechos individuales y de la naturaleza, pero priorizando siempre el bienestar común. De esta manera, Ecuador se constituye como un país que permite la igualdad de oportunidades, mediante el acceso no solo condiciones que garantizan un adecuado nivel de vida, sino también a través de bienes productivos, créditos de inversión, capacitación y apoyo para los emprendimientos de sus ciudadanos.

Consciente de las vicisitudes de un mundo cada vez más cambiante y competitivo, el país ha apostado por la educación: con las más de 10 mil becas otorgadas a sus estudiantes en las mejores universidades del mundo, muchos de los cuales ya están de vuelta y aportan a la industria y la generación de conocimiento. En la misma línea, Ecuador ha mejorado radicalmente su sistema educativo con la consolidación de instituciones públicas de primer orden en todos sus niveles (primaria, secundaria, universidades), además de la creación de dos hitos en materia académica, como son la Ciudad del Conocimiento Yachay y la Universidad Amazónica Ikiam.

Asimismo, desde el ámbito legal, se han desarrollado instrumentos eficientes que hacen posible el crecimiento de la industria nacional a través de incentivos dirigidos a la asociación pública-privada, a la vez que, como parte de un proyecto que inició hace  años con el objetivo de renovar el Estado, se trabaja por instituciones y servicios públicos cada vez más ágiles, transparentes, eficientes y organizados.

FOMENTO A LAS INICIATIVAS PÚBLICO-PRIVADAS

Una economía sólida, sostenida en el comercio y generadora de riqueza, que a su vez se convierta en desarrollo para el país y bienestar para sus ciudadanos, es posible únicamente mediante el trabajo conjunto entre la empresa privada y el Estado. Con ese espíritu, precisamente, el Gobierno ecuatoriano creó la Ley Orgánica de Incentivos para las Asociaciones Público-Privadas y la Inversión Extranjera (APP), la cual tiene como fin dinamizar la economía a partir del estímulo a la generación de emprendimientos ejecutados bajo aquella modalidad. Dicho cuerpo legal establece incentivos específicos para la financiación de proyectos productivos y la inversión nacional y extranjera para la provisión de bienes, obras o servicios requeridos por el Estado y los gobiernos locales.

Como parte de los incentivos para la empresa privada, contempla la exención del pago del impuesto a la renta durante 10 años, del impuesto a la salida de divisas en importaciones, pago de servicios, financiamiento, utilidades o dividendos, además de las mismas exoneraciones de una empresa pública en materia de tributos al comercio exterior, y estabilidad jurídica en los aspectos esenciales a la inversión y los incentivos a otorgarse. Un Comité Interinstitucional es el encargado de determinar los proyectos de interés general que puedan ser contratados bajo el modelo de asociación público-privada, el mismo que privilegia áreas como infraestructura, desarrollo urbano, proyectos inmobiliarios y vinculados con vialidad e infraestructura portuaria y aeroportuaria. De esta manera, Ecuador genera vínculos entre el sector público y privado para el desarrollo nacional y fortalece el camino hacia la transformación productiva del país.

MILLONES DE DÓLARES DE INVERSIÓN GENERADA EN INFRAESTRUCTURA Y VIVIENDA ES UNO DE LOS OBJETIVOS PLANTEADOS POR LA LEY ORGÁNICA DE INCENTIVOS PARA LAS ASOCIACIONES PÚBLICO-PRIVADAS Y LA INVERSIÓN EXTRANJERA.

PRODUCCIÓN, COMERCIO E INVERSIÓN PARA EL BUEN VIVIR

Enmarcado en la filosofía ancestral de Buen Vivir y la Constitución, que establece la construcción de un sistema económico justo, democrático, productivo, solidario y sostenible, basado en la distribución equitativa de los beneficios del desarrollo, Ecuador dispone de un documento que regula las reglas del proceso productivo en su conjunto: producción, distribución, intercambio, comercio, consumo, manejo de externalidades e inversiones; ofrece mayores seguridades e incentivos para el inversionista nacional y extranjero; y fomenta la transformación de la matriz productiva, la cual históricamente estuvo basada en la explotación de petróleo y productos primarios y hoy busca la generación de riqueza a partir de actividades vinculadas al talento humano, la tecnología y el conocimiento.

El Código Orgánico de la Producción, Comercio e Inversiones (COPCI) entró en vigencia en Ecuador en el año 2010. Sus beneficios para inversionistas están protegidos por la Ley Orgánica de Incentivos para las Asociaciones Público-Privadas y la Inversión Extranjera, los cuales además tienen el carácter de acumulativo por lo que, dependiendo del tipo de inversión, una empresa o asociación puede acceder a varios incentivos al mismo tiempo. Asimismo, esta normativa brinda beneficios específicos para las empresas que ejerzan sus actividades en Zonas Especiales de Desarrollo Económico y dispone de una herramienta denominada contrato de inversión, el cual congela los beneficios designados durante el tiempo de vigencia del contrato. Los incentivos otorgados a las empresas que creen en el país, son esfuerzos tributarios asumidos por el Estado, pero constituyen una muestra de confianza del Ecuador en el sector empresarial.

MILLONES DE DÓLARES, APROXIMADAMENTE, ES EL MONTO TOTAL DE LOS CONTRATOS DE INVERSIÓN APROBADOS POR EL ESTADO ECUATORIANO, MEDIANTE LOS CUALES SE HAN GENERADO MÁS DE 8 MIL EMPLEOS DIRECTOS Y MILES DE EMPLEOS INDIRECTOS.