Republic Of Opportunities

Fuentes de energía limpia_

Hoy se desarrolla una estrategia de alto voltaje. ecuador renueva sus fuentes de energía, y el fin es que sean sostenibles.  a través de ocho nuevas hidroeléctricas el país dará un salto que, por un lado, le otorgará la tan ansiada soberanía energética y, por otro, le permitirá generar energía limpia y con capacidad exportadora.

Actualmente Ecuador usa tan solo el 15% de su potencial para generar energía hídrica. En 2016, las nuevas hidroeléctricas construidas en el país estarán activas, y esta cifra se multiplicará, alcanzando un valor neto de producción anual de 21194 GWh. Este potente desarrollo le permitirá unirse al selecto grupo de países en la región que genera más del 90% de su energía a través de fuentes renovables, junto con Guyana y Paraguay. La elaboración de este proyecto contempla no solo el natural crecimiento de uso energético de un país cuyo desarrollo industrial se está propiciando, sino que considera la implementación de grandes proyectos en materia de transporte y otros servicios. De esa manera, se conectan el desarrollo energético y el productivo y en dos años Ecuador tendrá la energía para continuar con sus grandes pasos de cambio.

PROYECTO COCA CODO SINCLAIR

El emblema de este cambio energético se ubica en el cantón tradicionalmente agropecuario de el Chaco, ubicado en la provincia amazónica del Napo. En la cuenca de los ríos Quijos y Coca se encuentra el Codo Sinclair, óptimo sitio para desarrollar la central hidroeléctrica más grande del país. Se trata sin lugar a dudas una de las construcciones más importantes de la historia del país (ha generado más de 6 mil empleos directos y 15 mil indirectos). Las técnicas de construcción utilizadas han sido inéditas en Ecuador.

A pesar de todos los desafíos de ingeniería presentados, el proyecto será inaugurado el año en el que fue planificado: 2016. Solo este proyecto generará 1500 MW, es decir, el 36% de la demanda nacional actual. El enfoque del proyecto abarca diversos aspectos de responsabilidad social: el 30% de los excedentes económicos del proyecto se destinarán a las poblaciones aledañas. Además, como los túneles de conducción de agua se encuentran bajo tierra no se afecta el entorno natural y también se dejará un caudal mínimo ecológico para proteger a las especies que se benefician del río, entre otras actividades.