Republic Of Opportunities

9 años de renovación laboral_

En ecuador nunca se habían tenido mejores condiciones de vida como en la actualidad. las nuevas reglas y políticas laborales han llevado a niveles mínimos de desempleo.

En el año 2006, sobrevivir para el promedio de los ecuatorianos era un acto que desafiaba la lógica. Tomemos en cuenta que el salario básico del Ecuador era apenas 160 USD sin contar los beneficios de ley. Con ese monto apenas se cubría el 60% del gasto mensual mínimo presupuestado para la familia ecuatoriana en aquella época. Esto, asumiendo que la persona que ganaba aquella cantidad mensualmente no pertenecía al casi 50% de personas en edad de trabajar de las principales ciudades del país (Quito, Guayaquil y Cuenca) que laboraban en condiciones incluso inferiores, debido a contratos de tercerización laboral, procedimiento legal entonces. Las cifras no encajan, y sin embargo, las personas se las arreglaban para salir adelante.

En 2015, el sueldo básico del trabajador fue de 354 dólares. Este monto, durante los últimos ocho
años ha crecido sobre la cifra de la inflación, por lo que año a año ha aumentado el poder adquisitivo de los pobladores. De igual forma, la tercerización laboral fue considerada ilegal, logrando reducir en gran medida el porcentaje de gente que trabajaba bajo esas condiciones. Con una de las más bajas tasas de desempleo de América Latina –solo superada por México y Bolivia– Ecuador se ha convertido en la actualidad en uno de los mejores países para trabajar dentro de la región, de acuerdo a cifras del Fondo Monetario Internacional. Una serie de cambios institucionales y políticas claras referentes al ámbito laboral le mereció al país un reconocimiento por parte de la Organización Internacional del Trabajo, por favorecer las condiciones de los trabajadores asalariados públicos y privados en los últimos años. Pero esta historia de ocho años de reformas no termina hoy. Hay muchos planes ambiciosos para mejorar la calidad de vida de los ecuatorianos.

GRANDES CAMBIOS AHORA Con una de las menores tasas de desempleo de la región y con un crecimiento del salario mínimo de más del doble en menos de una década, las condiciones laborales del Ecuador representan un adelanto fundamental para mejorar las condiciones de vida de sus habitantes.

LA SITUACIÓN HOY

El cambio se ha dado poco a poco, pero los avances han sido históricos. Entre los años 2012 y 2015, el desempleo se mantuvo por debajo del 5%. Tanto la desocupacion como el subempleo hoy en Ecuador representan un porcentaje mínimo, es decir, el subempleo en junio de 2015 fue de 12,1% y el desempleo se redujo a tan solo 4,5%. Esta última tasa es muy cercana a lo que se denomina el desempleo estructural, que es la tasa de paro que normalmente se da por cambios en la estructura de la economía, ante los cuales la oferta de empleo no se puede ajustar de manera inmediata.

 

De la misma manera, menores niveles de desempleo también inciden en mayores ingresos para la población en general, lo que ha llevado a mejoras de su calidad de vida. Un mayor nivel de empleo, como salarios más altos, han sido los factores determinantes en la mayor capacidad de
compra (ver página 68) de la población. La situación laboral de Ecuador ha tenido importantes avances. A nivel mundial, el país tiene actualmente una de las tasas más bajas de desempleo. El enfoque actual es colocar al ser humano por sobre el capital, y bajo esta filosofía se han generado
los cambios. La nueva Constitución busca la igualdad laboral entre hombres y mujeres, se reconoce como labor productiva el trabajo doméstico no remunerado y se prohíbe toda forma de discriminación laboral, además de que se incluye a un sector de la población mucho tiempo
olvidado, las personas con discapacidad.

 


Segundo lugar ocupa el ecuador en cuanto al menor porcentaje de desempleo en América Latina.

 

Reglas claras: trabajar hoy en el Ecuador

Importantes innovaciones se han dado en el tema de legislación laboral, factores que han Permitido generar un estado de mayor bienestar para los ecuatorianos. El primer gran cambio que se dio, a través del Mandato Constituyente N°8, fue la eliminación de la tercerización, la intermediación laboral y el contrato por horas, pues eran mecanismos usados para incumplir con los beneficios de ley que, como se estableció luego, deben ser universales para todo trabajador en Ecuador. Actualmente se cuenta con un nuevo Código del Trabajo que busca, entre otros aspectos, generar mayor estabilidad laboral y ampliar la cobertura del Seguro Social, cerrando la brecha de personas sin cobertura social hacia la meta de Asistencia Sanitaria Universal.